Por caminos de contrabandistas y viñedos en los Arribes de Mámoles.

Los Arribes del Duero forman una de las fronteras más antiguas del mundo, tras el Tratado de Alcañices de 1297 se establece la actual frontera hispanolusa, aunque los Arribes ya ejercían como tales desde mucho antes, con el reino leonés a un lado del cañón y el portugués al otro. Era demasiado evidente que el cañón ofrecía el terreno más adecuado para marcar límites.

En esta ruta recorreremos un fragmento de La Raya, un tramo de este límite entre países que en esta zona usa el cauce del Duero como referencia. Y nos centraremos en las principales características del lugar, la arquitectura tradicional de Mámoles, a base de granito, el paisaje visual del cañón del Duero, que forma un enorme meandro rodeando el municipio y que nos permitirá asomarnos a sus más de 200 metros de profundidad, los rastros del contrabando y muy especialmente la casa de los Carabineros, hoy en ruinas, pero usado en su día como vivienda de esta policía fronteriza. Y por supuesto, los viñedos y su tradición.

Iglesia y morera de Mámoles

Empezaremos en la plaza, a los pies de la pequeña iglesia del siglo XVI. No ocupa un lugar demasiado habitual para lo común en Sayago al estar en el fondo de un valle. Desde ella iremos avanzando entre las casas de granito del pueblo, bastante bien conservadas, para visitar varios de los lagares rupestres en los que durante generaciones se pisó la uva para hacer mosto y elaborar el vino mamolero. Los lagares, excavados en bloques graníticos, se dispersan sobre el valle y bajo los peñascos. Al parecer en algún momento del pasado la población se fue moviendo hacia el valle y los lagares quedaron en la ladera de la población original ofreciendo rincones muy pintorescos.

Antiguo lagar rupestre

Los lagares nos irán acercando a la colina del Cueto, sobre ella, muy acertadamente, los carabineros establecieron su cuartel. Los carabineros se dispersaban en viviendas a lo largo de la frontera, ubicadas en espacios aislados y elevados, separados varios kilómetros entre sí, su función era intentar controlar el paso del contrabando desde la vecina Portugal. Labor realmente difícil, los contrabandistas conocían perfectamente el territorio, los mejores puntos en los que cruzar el río y las trochas y sendas menos visibles. Tampoco para los contrabandistas era sencillo, los carabineros acababan conociendo el lugar e identificaban a los contrabandistas, el río carecía de puentes y cruzarlo resultaba peligroso en cualquier época del año y, por supuesto, no era nada fácil subir la carga desde el río hasta lo alto del cañón.

Desde la casa de los Carabineros podremos ver un buen tramo del cañón con el río en las profundidades, los encinares y enebrales que caen hacia el fondo y las amplias vistas de las que disfrutaban aquellos carabineros.

 

 

Desde la loma de los carabineros volveremos hasta el pueblo rodeándolo y avanzaremos, entre muros de piedra, huertos, encinas y enebros hasta alcanzar la cruz de madera de enebro que bendice los campos de la zona. No son unos campos cualquiera, son viñedos. En la meseta sayaguesa, en general, no se daba bien la uva, por contra en los barrancos de los Arribes encontraban condiciones idóneas, por clima y humedad, para dar buenas cosechas. Las terrazas que levantaban para cultivar la vid llegaban hasta el río. Hoy, esta tradición se ha perdido en gran medida y ya quedan pocos viñedos en la zona, aún así es común que gente de otros pueblos de la comarca conserven un viñedo en Mámoles y elaboren cada año su propio vino igual que aún hacen algunas familias del pueblo.

Tras cruzar la zona de viñedos descenderemos hasta una falla, un corte vertical del terreno, que nos permitirá asomarnos a los Arribes en el borde de un cantil de casi 100 metros de altura que nos permite una amplia vista del río y los cañones, tanto hacia el norte como hacia el oeste.

Tras esto volveremos al punto de partida por los viñedos y recorriendo los cortinos, parcelas agrarias rodeadas por muros de granito, hasta alcanzar Mámoles por el extremo opuesto al de la partida para dar fin a la ruta en la iglesia del pueblo.

 

Datos de la ruta.

Distancia: 6.500 Metros.

Desnivel acumulado: 100 Metros

Dificultad: Fácil

Edad: Recomendable para mayores de 6 años.

Duración aproximada: Entorno a 3 horas con descansos.

Hora de inicio: 09:30 AM.

Fecha: 06 de agosto de 2022.

Qué incluye.

Seguro de responsabilidad civil y seguro individual, guía titulado.

Tarifas.

Adultos 10 Euros.

Jóvenes de 12 a 18, 7 Euros

Menores de 6 a 12 años, 5 Euros.

Niños de menos de 5, gratis.

Los menores deberán venir acompañados por un adulto.

No se incluye

No se incluye el transporte hasta el punto de inicio ni material adicional para realizar la ruta.